¿Lo estaré haciendo bien?

Si algo que remueve en esta vida es la crianza o, por lo menos,eso es lo que me parece a mí después de casi 40 años de vida y muy diversas fases pasadas.
De partida, durante el embarazo el cerebro de la mujer cambia, conexiones que se generan ante un cambio al cual nuestro cuerpo y cerebro necesitan adaptarse.
Pasamos un embarazo, cada cual con sus circunstancias. Dependiendo de cómo nos hayamos criado y de cuál sea nuestro entorno, lo vivimos como algo que tiene por qué cambiar nuestro día a día, o bien lo vivimos como algo muy especial que hay que disfrutar cada día, en otras mujeres nos supone tantísismos cambios y con tantas molestias que sin querer lo vivimos como enfermedad... Dependiendo de la expectativa de cómo creemos que es un embarazo, según se nos presente la realidad así nos supone a nivel emocional y modo de vivirlo u otro.
Después viene el parto, momentazo. Que por más que nos quieran hacer vivirlo como algo "normal", siento decir que no, que es algo que, probablemente quede grabado en nuestra memoria por siempre. Sin embargo, es algo curioso el recuerdo del parto, recién pasado, lo recordamos de una forma con unas emociones asociadas y conforme va pasando el tiempo...se van añadiendo sensaciones, sentimientos, emociones... todo ello, a su vez influido por tooodo lo que nos cuentan las mujeres de nuestro entorno sobre su parto. Tendencia a la normalización y a la frase "bueno, lo importante es que estáis bien". Pero en nosotras se crea un conflicto a nivel emocional con respecto a : por qué me siento así cuando debería sentirme como me dice el resto del mundo que tengo que sentirme...
Hormonas (ya hablaremos un día de las tan despreciadas hormonas,que parece que todo lo que viene de ellas nos hace débiles o algo así), recuerdos, emociones...
Y llega el postparto, esa etapa en la que tiene que ser la vuelta a la normalidad...pero...a qué normalidad? Antes no teníamos a un bebé en brazos, ahora sí. Ahora hay una persona que depende de nosotras 24 horas al día. Cantidad de consejos y recomendaciones que vienen de maternidades pasadas, mucha impregnadas de dolor y de impotencia por no haber podido o sabido vivir la maternidad de otra forma, y otra forma de vivir la maternidad se siente como una amenaza o un juicio.
¿Lo estaré haciendo bien?
¿Que significa hacerlo bien? Claro, esto no es como una tortilla de patatas que cuando ya la tienes hecha puedes juzgar si te ha quedado salada, jugosa o como mojama. No, estamos hablando de nuestr@s hij@s. Personas a las cuales influimos, personas de las que somos referencia. Que no es para que suponga una carga, todo lo contrario, para liberarnos. A nadie le importará y le afectará tanto lo que hacemos y cómo nos sentimos como a nuestr@s hij@s. No son una fase, no son una etapa, son nuestra vida, forman parte de ella. Entonces...¿como sabemos que lo estamos haciendo "bien"? Sólo tenemos que mirar nuestras emociones, nuestro sentir cuando estamos con ellos. Hacerlo "bien" con ellos es hacerlo "bien " con nostr@s mism@s. Hacerlo "bien" no es si nos obedecen, si acuden a nuestra llamada y se plantan delante nuestra como palos, hacerlo "bien" no es que no nos cuestionen y nos tomen como autoridad. Desde mi vivencia, he llegado a la conclusión de que hacerlo "bien" es disfrutar de pasar tiempo con ell@s, de vivir la vida con ell@s, de estar deseando terminar lo que estemos haciendo para estar con ello@s.

#maternidad #postparto #crianza #milyunacrianzas

No hay comentarios:

Publicar un comentario